viernes, 5 de abril de 2013

Leyenda del Pehuén. Leyenda argentina.




Leyenda del Pehuén. 


Desde siempre Nguenechén hizo crecer el pehuén en grandes bosques, pero al principio las tribus que habitaban eses tierras no comían los piñones porque creían que eran venenosos. Al pehuén o araucaria lo consideraban árbol sagrado y lo veneraban rezando a su sombra, ofreciéndole regalos: carne, sangre, humo, y hasta conversaban con él y le confesaban sus malas acciones.
Los frutos los dejaban en el piso sin utilizarlos. Pero ocurrió que en toda la comarca hubo unos años de gran escasez de alimentos y pasaban mucha hambre, muriendo especialmente niños y ancianos. Ante esta situación los jóvenes marcharon lejos en busca de comestibles: bulbos de amancay, hierbas, bayas, raíces y carne de animales silvestres.
Pero todos volvían con las manos vacías, pareciendo que Dios no escuchaba el clamor de su pueblo y la gente se seguía muriendo de hambre. Pero Nguenechén no los abandonó, y sucedió que cuando uno de los jóvenes volvía desalentado se encontró con un anciano de larga barba blanca.
- ¿Qué buscas, hijo? -le preguntó
- Algún alimento para mis hermanos de la tribu que se mueren de hambre. Pero por desgracia no he encontrado nada.
- Y tantos piñones que ves en el piso bajo los pehuenes, ¿no son comestibles?
- Los frutos del árbol sagrado son venenosos abuelo -contestó el joven.
- Hijo, de ahora en adelante los recibiréis de alimento como un don de Nguenechén. Hervidlos para que se ablanden o tostadlos al fuego y tendréis un manjar delicioso. Haced buen acopio, guardadlos en sitios subterráneos y tendréis comida todo el invierno.
Dicho esto desapareció el anciano. El joven siguiendo su consejo recogió gran cantidad de piñones y los llevó al cacique de la tribu explicándole lo sucedido.
Enseguida reunieron a todos y el jefe contó lo acaecido hablándoles así:
- Nguenechén ha bajado a la tierra para salvarnos. Seguiremos sus consejos y nos alimentaremos con el fruto del árbol sagrado que sólo a él pertenece. Enseguida comieron en abundancia piñones hervidos o tostados, haciendo una gran fiesta.
Desde entonces desapareció la escasez y todos los años cosechaban grandes cantidades de piñones que guardaban bajo tierra y se mantenían frescos durante mucho tiempo.
Aprendieron también a fabricar con los piñones el chahuí, bebida fermentada. Cada día, al amanecer, con un piñón en la mano o una ramita de pehuén, rezan mirando al sol:
“A ti de debemos nuestra vida y te rogamos a ti, el grande, a ti nuestro padre, que no dejes morir a los pehuenes. Deben propagarse como se propagan nuestros descendientes, cuya vida te pertenece, como te pertenecen los árboles sagrados“.



4 comentarios:



  1. Con la sinceridad en la mano
    y una sonrisa en los labios,
    te deseo un esplendido
    fin de semana!!
    Cumpliendo sueños
    y restableciendo ilusiones...

    Un abrazo de esperanza
    Y un beso de confianza.

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar


  2. Hoy Mis caricias del alma se ha vestido de fiesta, para compartir contigo el premio a la mejor Amiga.

    Está pensado para quienes de corazón dejan su amistad en el alféizar de mi ventana, para continuar regando sus semillas con el rocío de las letras que es el alimento más preciado para el alma...

    He puesto la dirección de tu blog, si te entusiasma la idea, lo puedes retirar cuando gustes!

    Un sincero abrazo.

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar


  3. Hoy me he levantado
    con el firme propósito
    de dar gracias a Dios,
    por permitirme conocer
    a personas tan maravillosas
    como lo eres tú.

    Un fuerte
    y excepcional abrazo,
    para recibir el fin de semana
    con radiante alegría,
    de parte de esta
    tú incondicional amiga.

    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar


  4. El amanecer ha abierto sus puertas,
    como pétalos en flor a una nueva semana,
    para compartir el amor y la armonía
    con los amigos donde tú eres unos de ellos...

    Un abrazo de aromas
    que siempre emanan
    su característica esencia...
    ...el entendimiento y la comprensión.

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar

Que tus comentarios sean con respeto aqui te espera una Amiga.
MARY

Miembro Oficial de BeBloggera

Entradas populares

Buscador en Internet

Búsqueda personalizada

LinkWithin

UNA VELA ENCENDIDA POR LOS QUE SUFREN

LOS BLOGS DE MIS HIJOS