sábado, 16 de febrero de 2013

Cuentos que Nadie Sabe-, LA FUNCIÓN DEL ARTE- EDUARDO GALEANO






Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.

Viajaron al sur.

Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.

Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.

Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:

— ¡Ayúdame a mirar!

3 comentarios:

  1. Hola María.
    Preciosa imagen e interesantes letras.
    Pero.
    Febrero se va pasando
    Y no pasé a saludarte
    Cosas varias se acumulan
    Y sin razón aparente
    Más no me olvido de ti
    El tiempo fue la razón
    Pues a todos mis amigos
    Os llevo en el corazón.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Hermoso!! Gracias por seguir compartiendo tus experiencias. Unidos en oración. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo veo cada día y siempre me deja boquiabierto.

    Besos.

    ResponderEliminar

Que tus comentarios sean con respeto aqui te espera una Amiga.
MARY

Miembro Oficial de BeBloggera

Entradas populares

Buscador en Internet

Búsqueda personalizada

LinkWithin

UNA VELA ENCENDIDA POR LOS QUE SUFREN

LOS BLOGS DE MIS HIJOS