miércoles, 7 de septiembre de 2011

Sería un día muy especial para el mundo.

Al quedarme sola con mi padre cuando mi madre estaba internada en el Hospital Naval , nuestra relación no era la mejor.,militar él acostumbrado a dar ordenes  a no confiar en nada y en nadie solo me indicaba lo que quería... nunca por supuesto una caricia un halago o una simple palabra de ánimo o de amor...

Aquel día era muy especial daban una peli en la tele., yo la tenía en mi habitación, y aguardaba la hora para ponerme a mirarla ... claro que -Hay que dormir a la 8-
Cosa que me irritaba tremendamente.
Cené sola-claro.
Y me dispuse a ver la tele con el volumen a cero.Solo las miraba no escuchaba las voces.
Pero el estabilizador que por entonces usaban los televisores blanco y negro hacía mucho ruido por mas que yo cerrara la puerta de mi habitación se escuchaba.
Le coloque una almohada encima ... algo menguó pero igual hacía ruido.
En ese momento me di cuenta que la programación no era la esperada me había equivocado de día.
Pero era especial igual.
Comencé a mirar quede extasiada con lo que miraba hasta que en la parte más importante él irrumpió en mi pieza y comenzo a gritarme que no podía dormir que porque no le hacía caso y apagaba y que bla-bla-bla a los gritos.
Como mi pánico era tremendo no respondía.Cuando enojado por mi silencio me pego una trompada que me dejo seca en el piso termine en el hospital no recuerdo nada más.

El día era el 20 de julio de 1969.
   El hombre pisa por primera ves la Luna.



16 comentarios:

  1. Iba a decir una barbaridad pero no lo haré porque se trata de tu padre.


    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, disculpa que no haya pasado antes para saludarte y agradecerte el que me sigas, que bueno eso significa que en algo nos identificamos, quiero ofrecerte mi amistad sincera basada en el mutuo respeto. Me dejaste muy sorprendida con este relato, no tengo palabras.
    Desde Venezuela te dejo un abrazo.
    SOYPKS

    ResponderEliminar
  3. Lo siento. Sólo soy capaz de decirte eso, y mandarte un cariño especial por esos recuerdos que afloran y no desaparecen.

    Muchos besos amiga

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Mary! haces muy bien dejándo volar los fantasmas, de lo contrario se enquistan en el alma. Puedo decirte que comprendo esa vivencia porque a esta alondra le dolían las miradas y las palabras como bofetadas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Un recuerdo muy bonito. No tu padre, que el hombre pisara la luna. Una lástima no poder verlo en directo, MARY. Un beso y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  6. Mary, triste relato que me hace recordar un momento de mi niñez que jamas olvido. Mis piernas fueron golpeadas con un alambre de luz a la mitad, dos veces, por mi padre que en paz descanse. Te leo y me abrazo a ti en el recuerdo. Te dejo un beso triste, cuidate amiga.

    ResponderEliminar
  7. Poetiza

    Mi querida Poetiza... estos momentos marcan la infancia y si bien se perdona a la persona ...jamás se olvida.Un abrazo para ti tambien.

    ResponderEliminar
  8. MARY: Conmovedor relato el tuyo, y pensar que a veces yo me quejo de que mi padre tenía la mirada tan dura, que cuando lo hacía, me ponía a llorar, desde luego nunca había palabras tiernas ó una caricia, estas cosas marcan nuestras vidas, y como dices tú se perdonan pero no se olvidan.
    Que termines bien tu domingo.
    Un abrazo
    Silvia

    ResponderEliminar

Que tus comentarios sean con respeto aqui te espera una Amiga.
MARY

Miembro Oficial de BeBloggera

Entradas populares

Buscador en Internet

Búsqueda personalizada

LinkWithin

UNA VELA ENCENDIDA POR LOS QUE SUFREN

LOS BLOGS DE MIS HIJOS