sábado, 30 de octubre de 2010

Un Cuento Corto

Hace Frio...


El invierno es un viejito que tiene una barba blanca, llena de escarcha que le cuelga hasta el suelo. Donde camina deja un rastro de hielo que va tapando todo. A veces trae más frío que de costumbre, como cuando sucedió esta historia:
Hacía tanto, pero tanto frío, que los árboles parecían arbolitos de Navidad adornados con algodón. En uno de esos árboles vivían los Ardilla con sus cinco hijitos. Papá y mamá habían juntado muchas ramitas suaves, plumas y hojas para armar un nido calientito para sus bebés, que nacerían en invierno. Además, habían guardado tanta comida que podían pasar la temporada de frío como a ellos les gustaba: durmiendo abrazaditos hasta que llegara la primavera. Un día, la nieve caía en suaves copos que parecían maripositas blancas danzando a la vez que se amontonaban sobre las ramas de los árboles y sobre el piso, y todo el bosque parecía un gran cucurucho de helado de crema en medio del silencio y la paz. ¡Brrrmmm!

Y entonces, un horrible ruido despertó a los que hibernaban: ¡una máquina inmensa avanzaba destrozando las plantas, volteando los árboles y dejando sin casa y sin abrigo a los animalitos que despertaban aterrados y corrían hacia cualquier lado, tratando de salvar a sus hijitos! Papá Ardilla abrió la puerta de su nido y vio el terror de sus vecinos. No quería que sus hijitos se asustaran, así que volvió a cerrar y se puso a roncar. Sus ronquidos eran más fuertes que el tronar de la máquina y sus bebés no despertaron.

Mamá Ardilla le preguntó, preocupada: "¿qué pasa afuera?" "NO te aflijas y sigue durmiendo, que nuestro árbol es el más grande y fuerte del bosque y no nos va a pasar nada".
Pero Mamá Ardilla no podía quedarse tranquila sabiendo que sus vecinos tenían dificultades. Insistió: "Debemos ayudar a nuestros amigos: tenemos espacio y comida para compartir con los que más lo necesiten. ¿Para qué vamos a guardar tanto, mientras ellos pierden a sus familias por no tener nada?" Papá Ardilla dejó de roncar; miró a sus hijitos durmiendo calientitos y gordos y a Mamá Ardilla. Se paró en su cama de hojas y le dio un beso grande en la nariz a la dulce Mamá Ardilla y ¡corrió a ayudar a sus vecinos! En un ratito, el inmenso roble del bosque estaba lleno de animalitos que se refugiaron felices en él. El calor de todos hizo que se derritiera la nieve acumulada sobre las ramas y se llenara de flores. ¡Parecía que había llegado la primavera en medio del invierno! Los pajaritos cantaron felices: ahora tenían dónde guardar a sus pichoncitos, protegidos de la nieve y del frío.

Así, gracias a la ayuda de los Ardilla se salvaron todas las familias de sus vecinos y vivieron contentos. Durmieron todos abrazaditos hasta que llegara en serio la primavera, el aire estuviera calientito, y hubiera comida y agua en abundancia.

Cuento de Teresa del Valle Drube, Argentina.

15 comentarios:

  1. mary querida

    un abrazo muy grande para ti y para tu niña amada
    muchas fuerza y mucha fe que ahora con los adelantos y las terapias ya se puede estabilizar mucho mejor

    cuidate mucho
    besitos de luz

    ResponderEliminar
  2. Qué paso Mary???
    Me quedo preocupada por el comentario de elisa.
    Besos para ti y que todo este bien.
    mar

    ResponderEliminar
  3. qué cuento más dulce Mary, me ha recordado los que me contaba de pequeña mi abuelita que siempre eran cuentos de "esquirols",ardillas en catalán.Hacía mucho que no sabía de ti.Cómo está tu hija ?Un abrazo para las dos.

    ResponderEliminar
  4. Precioso el cuento, Mary. Dinos algo sobre tu hija que también me quedé preocupada. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Un cuento muy bonito y perfecto para los niños, para que desde pequeñitos se les inculque el valor de ayudar a los demás.

    Besos :0)

    ResponderEliminar
  6. A mis sentidos
    fluyen los pensamientos
    donde tu eres la principal
    protagonista cada mañana
    mi querida M@ry...

    Protagonista cada mañana
    para acercarme
    una reflexión
    bordando una caricia
    en letras doradas
    para el alma

    Para el alma
    que sigue flotando
    sin salir aun de su letargo
    ante una posible realidad
    que asume con ilusión
    al ver un nuevo amanecer

    Al ver un nuevo amanecer
    con la esencial necesidad
    de pasar a saludarte y a darte un abrazo
    con la ternura y el aprecio sin igual
    del río de vida callado y sosegado
    que por mis venas transita

    Que por mis venas transita
    acercándome ese rayo de tu luz
    que supera a todos los demás
    por su calidad en el empeño
    que atrapas en el interior del espíritu...
    ...y al transmitírmelo me haces sentir
    muy afortunada...
    ...porque compartes tus letras
    y sincera amistad conmigo.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  7. Espero que todo este bien, querida Mary.
    Cuéntanos.

    El cuento una delicia.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  8. Hace unos minutos termino de poner una nueva entrada en http://miscariciasdelalma.blogspot.com/ y en ella te he dejado el Certificado de Amistad.

    Espero te guste y te cause una fantástica alegría, permitiéndome disfrutarlo contigo, como dos buen@s amig@s que aplauden la estima de su amistad.

    Un beso y una silvestre flor del color más bello, para que nos permita seguir soñando bajo el manto de la ilusión.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  9. Mary querida

    vuelvo por los pasos, y déjame Felicitarte por este relato, sabes tiene su enseñanza de forma tierna y muy didáctica , es genial para compartirlo en las aulas

    besitos besitos de luz
    con las mejores energías para ti y los tuyos:)

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho, MARY. Un beso y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  11. LA PAZ NO ES SUPRIMIR EL MOVIMIENTO; NO ES CAER EN LA INACTIVIDAD. LA PAZ ES ENTRAR EN LA
    ACTIVIDAD ARMONIOSA, ES EL MOVIMIENTO EN ARMONIA. ES HORA DE ENSEÑAR CON EL EJEMPLO. CON EL EJEMPLO VIVO MANIFESTADO EN CADA ACCION COTIDIANA Y NO SOLO CON LA PALABRA.
    POR QUE LAS PALABRAS CONVENCEN, LOS EJEMPLOS ARRASTRAN Y AMBOS EN CONJUNTO REDIMEN, CURAN E
    ILUMINAN. EN VEZ DE HABLAR, FABULAR, MENTIR, INVENTAR Y AUTO ENGAÑARNOS, VIVAMOS EL TIEMPO
    QUE NOS QUEDA EXPERIMENTANDO LO QUE TAN BIEN HABLAMOS Y POCO PRACTICAMOS: EL AMOR, EL SERVICIO, EL PERDON, LA EMPATIA, LA PAZ, LA ALEGRIA Y LA EVOLUCION.

    http://www.aguilasdecristo.org
    www.facebook.com.ar/AGUILASDECRISTO
    http://grupoaguilasdecristo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. El cuento es una monada, se lo contaré a mis nietos.

    Espero que todo esté bien. Me quedé preocupada por los comentarios y me gustaría saber como está tu hija.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. mary

    ten una semana lumínica y llenita de fuerza y buenas vibras
    besitos de luz

    ResponderEliminar
  14. Nos has dejado un cuento que esta hecho a base de ternura para tocar el corazón de los niños, aquellos que siempre es poco todo lo que a sus manos llegue para que la formación sea lo más completa posible de mano de sus padres y educadores.

    Un abrazo de soles para ti para que la luz te siga acompañando y yo la perciba desde la lejanía.

    Marí

    ResponderEliminar
  15. Qué ternura de cuento, M@ry! Me encantó. Espero que esté todo bien con tu hija. Besotes.

    ResponderEliminar

Que tus comentarios sean con respeto aqui te espera una Amiga.
MARY

Miembro Oficial de BeBloggera

Entradas populares

Buscador en Internet

Búsqueda personalizada

LinkWithin

UNA VELA ENCENDIDA POR LOS QUE SUFREN

LOS BLOGS DE MIS HIJOS