jueves, 19 de junio de 2008

EL GALLO CLAUDIO

Fuimos a visitar un vecino de la cuadra con mi hijo mayor...que por entonces tendria 4 años.Don Ayala se encontraba ,como todo hombre de campo... tomandose unos mates... leyendo el diario y fumandose un cigarrillo que él mismo habia armado.

Tenía en su patio una gallina con pollitos .

Mi hijo comenzo a jugar con ellos y extaciado se quedaba mirando los pollitos, conocedor del alma de los niños ,el hombre le dijo llevate uno pero te lo presto cuando sea grande y fuerte me lo devolves...

Los ojitos de mi hijo brillaron y me miro fijamente para ver mi reaccion que por supuesto, estando entre la espada y la pared no me quedo otra que decir que si.

Muy feliz lo llevamos a casa.

Claudio asi lo bautizo mi hijo, comenzo a crecer, mi esposo le arreglo un gallinerito para colocarlo y resulto un hermoso gallito .

Su particularidad era que siempre a las 5 cantaba y cantaba .

Mi hijo era feliz.

Lo unico que cantaba a las 5 pero de la tarde .

Asi crecio y crecio.

Su plumaje era hermoso brillante, su cresta bien roja, su andar con muchisimo garbo.


Cuando menos lo pensamos Don Ayala se acordo del gallito Claudio y lo pidio de vuelta.

No hubo mas remedio que devolverlo, ante tristesa de Anibal que muy educado asi lo hizo.

Paso el tiempo .

Fuimos un dia a visitar al vecino y logicamente preguntamos por Claudio.

Abrio los ojos grandes bajo la cabeza y nos conto .

Nunca se adapto al nuevo lugar--Dijo--

Y comenzo a matar a todas las gallinas asi que tuvo que ir a parar a la olla...¡

Nos miramos con mi hijo... y nos fuimos muy apesadumbrados.

17 comentarios:

  1. Ayyyyy
    ¿¿Porqué no se lo devolvió a tu hijo???!!!!!!

    :(

    Pobrecitooooo el gallo :(

    Pucha!! me quedé ¡¡Plop!!

    Te quiero mucho Mary :))

    Maria Rosa

    ResponderEliminar
  2. Puxa q lata...
    deberia haberselo entregado de nuevo a tu hijo mejor!

    Linda historia pero triste el final

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tremenda historia yq ue bien la has contado.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. que mal, despues de que tu hijo lo cuidara tanto, el tipo lo mando a la olla??, es un desconsiderado para no decirles peores cosas a tu vecino...

    no pueden ser tan crueles con los animales...

    bue, te dejo abracito Mary

    ResponderEliminar
  5. .



    Bueno.... un lástima...


    Pero, ¿No era obvio el final...?

    ResponderEliminar
  6. Bueno, una lata por tu hijo.
    Además como ser tan cagado con el niño.
    imperdonable y triste el cuento del Gallo Claudio.

    Un besito Mary.

    ResponderEliminar
  7. POBRE GALLO,,,
    Y QUE PENA,,,

    ABRAZOS,,,

    ResponderEliminar
  8. Hola Mary-Mary: Yo amo a los animales desde chica y me pasaron cosas como la que contás, entiendo la angustia que abrá sentido tu hijo...Al devolver el gallo, seguro presentió lo que le iba a pasar...
    Un beso y pasate...

    ResponderEliminar
  9. He lloradoooo!! Nooooo, que cruel. No era justo... En fin, se saca de todo esto una enseñanza... La del vecino, a no cobrar favores, y a ustedes a amar en balde como Jesucristo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mi infinita gratitud contigo por ese acompañamiento por el renacer espiritual y la partida terrenal de mi padre.
    ¡Nos abrazamos!

    ResponderEliminar
  11. Hermoso ejemplar. Me hizo recordar uno que, mientras mi padre estaba en el jardín, lo tenía a su lado, yo me arrime y me quiso picar las piernas, mi padre me defendió de ese animal. Esto se lo recordé precisamente 7 días antes de su partida terrenal.

    Mi infinita gratitud contigo por ese acompañamiento por el renacer espiritual y la partida terrenal de mi padre.
    ¡Nos abrazamos!

    ResponderEliminar
  12. Que triste, pero creo que ese era el destino del gallo desde el primer momento en que le dijo: Cuando sea grande y fuerte me lo devuelves!

    Pobre niño.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Mary la historia es un drama,este señor es un impresentable, como se le ocurre pedir que le devolvais el gallo !!! Y encima lo mata y se lo zampa, vaya animalada, pobre tu hijo, se debió quedar petrificado.

    ResponderEliminar
  14. De verdad amiguis que este gallo parece el gemelo del que me defendió mi padre. Casualidad!

    Besitos amistosos!

    ResponderEliminar
  15. Esta historia es buenísima Mary!

    Beso

    ResponderEliminar
  16. el gallo claudioooo!!!! como el de los dibujitos!

    ResponderEliminar

Que tus comentarios sean con respeto aqui te espera una Amiga.
MARY

Miembro Oficial de BeBloggera

Entradas populares

Buscador en Internet

Búsqueda personalizada

LinkWithin

UNA VELA ENCENDIDA POR LOS QUE SUFREN

LOS BLOGS DE MIS HIJOS